Como cada año, este curso volvimos a disfrutar del remojón de la Piscina climatizada de Navalmoral. Allí los niños y niñas se divirtieron con el agua realizando distintas actividades que los monitores proponían.

Como cada año, esta actividad se hace inolvidable…

 

Pero esta vez, además de acudir a la piscina, aprendimos un poco más sobre cómo sucede eso de “echar una carta y que llegue al destinatario”. En la oficina de Correos de Navalmoral nos enseñaron el viaje que realiza una carta desde que la introducimos en el buzón, nos mostraron qué se hace con las cartas que llegan a esa oficina, cómo se organizan y separan por zonas, cómo el furgón las recoge, cómo el repartidor las reparte, cómo es posible que la carta que cada uno de los alumnos y alumnas que introdujeron allí, haya llegado a su destino… Hasta nuestra máscota Esleya recibió una que se echó ese día…

De nuevo, un motivo más para que este día haya sido inolvidable… 



Presentación de Fotos automática

         
 
         
 

Galería de Fotos (para descargar)